La llegada de un bebé al hogar puede ser un momento realmente emocionante para toda la familia y también requiere de unos cuantos preparativos, a veces un tanto complicados, antes de su aparición. Decorar y amueblar la habitación infantil es uno de esos importantes retos puesto que más allá del componente estético este espacio debe ser práctico y cómodo tanto para los niños como para los padres.

Las prioridades en una habitación infantil

Decorar una habitación infantil puede ser relativamente sencillo si se toman en cuenta las prioridades, y es que lo más importante va a ser que resulte cálida y funcional para el bebé a la vez que práctica para los padres, que tendrán que moverse por ella y adecuarla cada día puesto que el bebé será dependiente durante unos cuantos años.

Cuna con ruedas grandes

Si nos vamos a la esencia, que es por dónde se podría empezar sin temor a caer en equivocaciones, lo primordial sería tener: una cuna, un cambiador y un elemento de almacenaje para ropa y juguetes. Estas son las piezas fundamentales para cualquier cuarto efectivo y eminentemente práctico.

Al principio parece que todo podría tener una función útil, algo que se intensifica si se trata del primer hijo, pero lo cierto es que aquellos tres elementos son prácticamente los únicos cruciales. Podríamos caer en abordar demasiadas cosas y adquirir muchos utensilios pensando que nos facilitará la vida perdiendo el foco de lo importante, así que es fundamentar cubrir primero lo que es estrictamente necesario.

La adaptabilidad del espacio

Las habitaciones infantiles van a ser cambiantes ya que los bebés crecerán y habrá ciertos elementos que no tengan sentido en muy pocos años. Por este motivo es crucial pensar en aquellos elementos más versátiles que proporcionan cierta durabilidad. Estas piezas podrían ser algunas de las más importantes y con mejor potencial de explotación así que serían los muebles en los que habría que invertir más capital y tiempo.

Habitacion infantil

En la evolución de la habitación infantil está también la distribución, de manera que se podría instalar una zona de juegos central durante los primeros años en los que la cuna ocupa poco espacio. Más adelante puede que lo más práctico sea instalar un juego de mesa y silla para hacer los deberes del colegio, colorear y leer.

Niña creando vestidos con plastelina

Los niños necesitan una zona de juegos que potencie su creatividad. Photo by Jennifer Murray

La organización en el cuarto del bebé

Es fundamental que todo lo necesario o de uso más habitual esté a mano en la habitación infantil para encontrar esa practicidad que estamos buscando. Para ello se pueden guardar las cosas en contenedores por categorías: la ropa en un compartimento, los juguetes por otro lado y los artículos de higiene en otro lugar.

Habitación infantil con armario 2 puertas

Para organizar la ropa del bebé se puede optar por una solución vertical, ya que por su tamaño no ocupará demasiado y no tendremos que llegar muy alto para alcanzar todas las prendas. El truco siempre estará en buscar los muebles que reúnan cualidades de almacenamiento con la estética suave que piden las habitaciones infantiles con el uso de tonos poco estridentes que llenen de paz y armonía el espacio.

Otros


Entradas
Anterior:

Pin It on Pinterest