La cuna de tu bebé es sin duda un lugar sagrado donde reposa el nuevo miembro de la familia. Para lograr que sea cómodo y óptimo para la salud del bebé es importante contar con ciertos materiales que garanticen que no se pone en riesgo ni el descanso, respiración ni piel del bebé. Es por eso que resulta importante poder conocer cuáles son los materiales que según su composición terminan siendo ideales para que la salud del bebé no se vea comprometida.

 

Es importante recordar que un bebé recién nacido es una esponja de partículas, debido a que su organismo va adquiriendo anticuerpos apenas, tiende a absorber con rapidez cualquier cuerpo externo y es mucho más sensible a la fricción en su piel, por lo que el rose, incluso de las telas o materiales, puede causar cualquier tipo de reacción dependiendo del bebé como tal. Es por eso que lo mejor es investigar sobre los mejores materiales que deben estar presentes en la cuna del bebé.

 

Los materiales del colchón que pueden ser dañinos para el bebé

 

Una parte fundamental de la cuna del bebé es sin duda el colchón, la superficie donde descansará los primeros años de vida. Para escoger el colchón ideal para la cuna del bebé es importante determinar de qué material está hecho. Los más comunes en el mercado están elaborados de latex o caucho natural. El proceso de creación del caucho natural proviene de la descomposición de una planta que se bate hasta darle origen al latex. Por naturaleza muchas personas son alérgicas al latex y por tratarse de un material natural se termina descomponiendo. Este tipo de material no traspira y debe ser aireado con frecuencia para evitar condiciones que atenten contra la higiene.

 

Otros materiales utilizados para la fabricación del colchón de la cuna del bebé pueden ser algodón orgánico o lana orgánica. En ambos casos por tratarse de materiales que prefieren procesos de fabricación alejados de pesticidas, suelen contener bacterias propias de su estado natural, por lo que lo ideal es esterilizar de alguna manera este tipo de materiales antes de utilizarlos para evitar cualquier tipo de daño a la piel del bebé que suele ser mucho más sensible. Otro material muy común en los colchones para bebé es la fibra de coco, aunque provenga de algo natural, termina desprendiendo un polvillo que resulta nocivo para la salud del bebé.

 

Materiales certificados para la cuna del bebé

 

El mercado sigue ofreciendo un sinfín de opciones para la cuna del bebé, desde elementos decorativos como peluches o almohadas hasta diferentes tipos de maderas o tableros para los elementos externos de la cuna. En todos esos escenarios se debe verificar que cada elemento posea certificados de calidad que expliquen sus componentes y si poseen algún tipo de material tóxico que pueda comprometer la salud del bebé. Lo ideal es siempre leer los empaques, cajas o envoltorios de los objetos que tendrán contacto con el bebé una vez adquiridos.

 

Lo importante siempre será que la cuna del bebé cuente con elementos básicos pero que sean constantemente lavados. La higiene jugará un factor fundamental para el bebé evitando perpetuar los olores, humedad y paso de agentes contaminantes que tengan exposición continua con el bebé.

Imagen portada: Image by derbocholter from Pixabay

 

Otros


Entradas
Anterior:

Pin It on Pinterest